domingo, 1 de octubre de 2017

Tres joyas wanted

3 de setiembre de 2017 en un jardín del este de Montevideo, Uruguay. Insecto turquesa brillante solazándose dentro de una flor de babiana. Tiene pinta de avispa, ¿no? Foto: ciencia 20. 

Año 2009, pradera de Rio Negro, Uruguay. Chinche "pintada a mano". Foto: Marcela.

También: 2009, pradera de Río Negro, Uruguay. Un escarabajo pelotero muy bien vestido. Foto: Marcela.  
La consigna es: ¿conoces a alguno de estos? ¿Podrías averiguar algo que nos ayude a conocerlos? Tu contribución será muy apreciada. 

domingo, 23 de abril de 2017

Aguatero sin agua

¿Ves lo que vio Lucía?

I

  • 19 de noviembre de 2016
  • Malvín, Montevideo (Uruguay)

Lucía salió de la casa, atravesó el jardín, llegó a la vereda y, su poderoso sentido de la observación le dijo que había presente un elemento inusual: algo que asomaba por el portón junto al muro.
Me llamó con insistencia porque el hallazgo valía la pena. Acudí sin tanta expectativa. Pero sí: realmente valía la pena. Con extraña confianza me fui a buscar la cámara, como si “él” tuviera la obligación de esperarme. Y me esperó. Le saqué una primera foto. Avancé un paso y saqué otra. Avancé otro paso y saqué otra. Hasta que lo tuve a unos 2 metros. Buscaba y buscaba en la memoria para responderme: ¿qué puede ser? Pero nada.
De inmediato se dio vuelta y se ocultó entre los arbustos de jardín. Con aire de suficiencia le di una vuelta al jardín, seguro de tener otra oportunidad de sorprenderlo y robarle otra foto. Pero nada. Desapareció. Casi una leyenda.

II

Más tarde, aproveché el viaje de ómnibus para buscarlo en la guía: buscaba unos lunares blancos sobre fondo negro en las alas, y unas líneas amarillas cruzadas en el dorso. Pero sobre todo el pico largo terminado en pequeña curva descendente. Y llegué al único candidato posible. No estaba tan convencido. Pero ver las fotos que logré, y contarle a otros de esta valiosa e inesperada observación, me sacaron las dudas: un aguatero, Nycticryphes semicollaris. Propio de “pantanos y sabanas inundadas”, impropio de veredas y jardines.

III

¿De dónde vino? ¿De alguna punta rocosa de la costa? ¿Del Parque Baroffio? ¿Del Parque Rivera? ¿De los Bañados de Carrasco? ¿Bajó a descansar un poco antes de seguir viaje? ¿Se desorientó? Me hizo acordar a la vez que, buscando la llave para entrar a mi casa, noté de reojo que un pajarito se movías en el cantero que está junto a la ventana que está a la izquierda de la puerta de entrada. Logré verlo bien, no era ni una ratonera ni un gorrión ni un chingolo era un junquero (Phleocryptes melanops). De nuevo: ¿qué hacía ahí?

Los seres vivos no son robots predecibles.    


Fotos: ciencia20 

domingo, 26 de febrero de 2017

Carta de una naturalista


Las Toscas, 30 de enero de 2016

Hola, Sebastián. 
Buscando, anoche, todas las fotos posibles que me permitieran reconocer la o las diferencias existentes entre las dos chinches del mburucuyá, Holymenia clavigera y Holymenia histrio, recalé en tu blog.
"Viché" en ella todo lo que el tiempo me permitió, y hasta me atreví a poner un comentario acerca de una bella mariposa... después lamenté mi impulsividad, pues leí que es mejor enviarte los comentarios por mail...pero ya estaba hecho.
Se trataba de una skipper conocida por Saltarín Sangrante (Phocides polybius phanias), que conozco por haberla visto en mi casa (Las Toscas, un balneario chiquito situado entre los "gigantes" Atlántida y Parque del Plata, en el departamento de Canelones), y te envío aquí unas fotos tomadas en el año 2014, las 2 primeras en el mes de febrero, y las otras en noviembre.
Verás, soy una abuela de 65 años, pero desde muy chica me he sentido fascinada por la naturaleza, principalmente por ese mundo increíble que es el de los insectos, y también me apasiona la fotografía... Entonces, desde que hace unos años me regalaron una camarita digital (muy básica, por cierto, cuando quiero resaltar un detalle resulta desenfocado el resto de la foto), he estado tomando fotos de todo lo que se me ponga a tiro: insectos, aves, flores, cielos, lunas, ocasos, amaneceres...mi entorno uruguayo. Por mis condiciones económicas no puedo viajar, pero a través de la web he conocido más de geografía que lo aprendido en Secundaria , tan sólo buscando ubicar, en otros lugares del mundo, los insectos o aves que fotografío aquí en mi rinconcito.
Casi a diario, en todo momento libre y en más de uno robado a los quehaceres , salgo al terreno con mi camarita...de modo que mi disco duro ya está abarrotado de fotos, muchas de ellas con ejemplares sin identificación, pero muchas también con su correspondiente nombre científico. Me gustaría, por supuesto, compartir algunas, tal vez las más raras... No he puesto fotos más que en un blog brasileño de identificación de insectos, www.insetologia.com.br, y en uno argentino de entomología forense, referido a una oruga urticante de la que hice el registro de su ciclo de vida.

***

Ah, y tu Langosta Valicera es un adulto de Zoniopoda tarsata, de cuya especie tuve en casa, durante algunos días, un grupito de 8 ninfas (bebés), que se alimentaban de una plantita silvestre de la que no he podido averiguar el nombre. Durante el día se dispersaban por varias plantas, pero al llegar la nochecita se agrupaban en una sola, y era conmovedor el ver cómo, al acercar la cámara para tomarles mejores fotos, el mayor de ellos trepaba rápidamente hasta colocarse por encima de los demás, como para protegerlos... Lamentablemente, no se ocultaban, como casi todos los saltamontes que he visto (¡además resultaban peligrosamente llamativos!), y día a día iba desapareciendo alguno, supongo que comido por algún pájaro, hasta que ya no quedó ninguno... Desde entonces trato de mantener lozanas esas plantitas, con la esperanza de que vuelva alguno de la especie, pero no ha sucedido.

Me despido, entonces, esperando no haberte aburrido . Muchas gracias por tu tiempo. 
Saludos. Luisa.
Fotos: María Luisa

domingo, 12 de febrero de 2017

Raro pero no tanto

Pablo, el que escrudriña los pequeños dramas de la naturaleza.
Es difícil tener idea de magnitudes reales con tanto aumento en las fotos. De dato solo puedo decirte que media 1 CM aprox. Estaba en el costado de la casa, arriba de una caja transparente que teníamos para tirar.
Lo que es la observación: le vi esas 6 patas de insecto pero "le sobraba" toda esa parte con naranja y con pelos en el dorso. Como si pegaran un insecto con medio bicho peludo.
Me entusiasmé con el hallazgo de Pablo. Pasé la consulta a la red. Alejandro, Rodrigo, Patricia y Ximena coincidieron:
Es una larva de mariquita o San Antonio, orden Coleoptera, Familia Coccinellidae.
Alejandro fue un poquito más lejos:
Probablemente de las del género Harmonia...
Fotos: Pablo

domingo, 5 de febrero de 2017

Observar. ¿Intervenir?


7 de enero de 2017. Ciudad de Pan de Azúcar.
Pablo- Concentrándome sólo en las fotos de la abeja, atrapada en una tela de araña en el parrillero de casa....
Siempre en esa fascinación del circuito vida/muerte de la naturaleza me pregunto. ¿Debería intervenir y "salvar" a la abeja? O ¿no intervenir y dejar a la araña alimentarse en su "justa ley"?

 
Fotos: Pablo.

viernes, 25 de marzo de 2016

Oruga con cola

Segunda sesión de fotos de Pablo que publico. Fueron sacadas el 27 de enero de 2013. Son también del patio de su casa en Pan de Azúcar (Maldonado).
Poco para agregar sobre éste muchachote. Lo sorprendente fue descubrir que... ¡tenía cola! Yo me di cuenta después, cuando pasé las fotos a la computadora. Y busqué en Internet y no es algo tan raro al final de cuentas.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Este moscón estaba pesado


Este moscón estaba pesado, (yo intentaba tomar mate en el patio) así que traje el matamoscas y le di un golpe. Cayó vivo.
De repente una de las hormigas chiquititas rojas que parece que andan sin mucho rumbo por la vida se topó con la mosca y ésta (la mosca) se movió. La hormiga le dio un par de vueltas, la tocó un par de veces más y la mosca reaccionaba.
Desapareció la hormiga.
Minutos después vinieron dos hormigas de las chiquitas. Y empezaron a darle vueltas a la mosca, fue cuando fui a buscar la cámara porque intuí que algo bueno se venía.

***

Voy a intentar resumir el tema porque estuve UNA HORA sacando fotos.
Como la mosca era demasiado grande para éstas dos, y sus movimientos muy bruscos, se fueron las dos y volvieron con la grandota. Que sin mucho miramiento empezó por cortarle las patas y morderla por donde podía. Se le subía, iba a los ojos, bajaba iba a las antenas, a las patas, hasta que como dije una hora mas o menos después desaparecieron las tres y empezaron a venir de todos lados.
Fin para la mosca.


Fotos: Pablo Plus